Crónica de Cuéllar, 2º día

Hoy ha sido un día para no olvidar, aventura a tope en Pinocio, en plena naturaleza y en los pinares de Sanchonuño. Nos dividimos en cuatro grupos: “Payasos justicieros”, “Potapuerros”, “Sopa de Caracol” y “Salchipapas”.

Cada grupo comenzó por una prueba. Fueron cuatro: circuito entre pinos, con final en la tirolina (con máxima seguridad en nuestros arneses); circuito militar con obstáculos variados; minigolf y tiro con arco. Especial aplauso a nuestros monitores por lo bien que lo pasamos y lo que nos enseñaron para disfrutar en cada una de las pruebas. ¡Hurra!

A media mañana contamos con un almuerzo y un refrigerio para hidratarnos. Tuvimos también tiempo para descansar, jugar al futbolín, escalar por el rocódromo y visitar el Museo de las Tenerías donde vimos cómo se curtía la piel en el siglo XVII.

Hoy la comida fue de picnic, para así poder aprovechar bien el día. A la llegada al albergue tocó ducha y después cena. ¡Estamos deseando que llegue la velada nocturna!

Como dormimos muy bien la noche pasada…, -que nos dieron las mil y una mona- hoy no estamos nada cansados y resistiremos hasta el final.

Muchos besos a todos y que descanséis también.

About the Author