El XXVIII Día del Minivoley bate récord de inscritos

La edición número 28 del Día del Minivoley, que se disputó en el colegio batió récord de inscritos. Más de 500 niños y niñas, repartidos en 67 equipos, disputaron un total de 120 encuentros en las cerca de once horas de competición ininterrumpida.

Por primera vez en los 28 años de esta competición amistosa, los organizadores del evento tuvieron que cerrar inscripciones al no poder dar respuesta a la demanda de equipos que querían tomar parte. Una situación que confirma el enorme interés en este torneo entre los amantes del voleibol de base.

Desde la categoría denominada escuela a los juveniles, pasando por benjamines, alevines, infantiles y cadetes, las ocho pistas habilitadas en el Polideportivo y la pista anexa del Colegio Lourdes vivieron la pasión por este deporte. Encuentros arbitrados por los propios jugadores, clubes de nueva creación que debutaban este sábado o localidades de la provincia que desembarcaron en Valladolid, para llenar la jornada de deporte y convivencia.

En cuanto a los centros y clubes participantes, una vez más se dieron cita la mayoría de colegios que disputan la competición escolar de voleibol en Valladolid. A ellos hay que sumar equipos venidos de fuera, de lugares tan dispares como Venta de Baños (Palencia), Tordesillas, Santovenia, Zaratán o Arroyo de la Encomienda.

Homenaje a los campeones

Pero este Día del Minivoley también sirvió para rendir homenaje a tres equipos campeones. Por un lado se tributó un reconocimiento público a los dos equipos de la Universidad de Valladolid que el próximo año militarán en la Superliga-2, la segunda competición nacional de voleibol en importancia.

Pero es que además, también hubo un merecido homenaje a los “Campeones de Liechtenstein”, aquel equipo cadete del Colegio Lourdes que hace 30 años se proclamó campeón de España, subcampeón de Europa y logró el cuarto puesto en el Campeonato del Mundo escolar. Todos ellos se retaron en un bonito duelo amistoso de dos sets, que hizo las delicias del numeroso público presente en las gradas.

Un trofeo  y una camiseta conmemorativa, junto con la ovación de los presentes, fue el recuerdo que se llevaron los homenajeados. Junto ellos también estuvieron el presidente de la Federación de Voleibol de Castilla y León, Teófilo Guijarro, y el director del Colegio Lourdes, el Hermano Francisco.

Ver galería de imágenes

About the Author