“La Espina, funciona…” y hasta con buen tiempo

Con la nariz un poco rojiza mandamos esta crónica de urgencia: la XVIII Marcha de Proyde, un año más, nos ha juntado a los animosos de los caminos de la solidaridad: a red de Escuelas del Programa MAADI, en la región de Kenen (Eritrea), pronto tendrán noticias de todos nosotros.

No ha faltado detalle: los controles de llegada, las sonrisas, la camiseta del día, los juegos, la invitación al cafelito, el puesto de “Comercio Justo”… los mil detalles para que el día sea del agrado de todos.

Merece la pena hacer un esfuerzo y cultivar estas propuestas. El equipo de todas estas cosas, os felicita, y os recuerda que… “Mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, en muchos lugares pequeños… puede cambiar el mundo”.


About the Author