Semana vocacional en 4º de Primaria

Un curso más, dedicamos una semana (del 6 al 10 de marzo) a descubrir que Jesús nos quiere para realizar una misión concreta.

Desde la tutoría del lunes, las reflexiones de la mañana, testimonios de padres en las aulas,… hasta la Jornada de Animación Lectora del viernes en torno a la figura de Miguel Delibes (vocación que desempeñó hasta su muerte), fue nuestro tema transversal en esta ocasión.

En esta etapa de primaria, y sobre todo a edades más tempranas, la vocación en sentido estricto puede ser algo difícil de comprender. Así que lo trabajamos desde el sentido más amplio de la palabra, para su mejor comprensión.

Si bien profundizamos sobre la vocación religiosa (como los Hermanos de La Salle), realidad que nos toca muy cerca, reflexionamos sobre otras opciones de vida al servicio de la sociedad.

¿Qué es lo que más no gusta hacer? ¿Qué se nos da bien? ¿Nos gustaría en el futuro poder desempeñar esa actividad como profesión, profesión que nos hará estar más realizados y felices haciendo aquello que nos gusta?

Ahora, ¡no os penséis que es “un camino de rosas”! Igualmente hay que sacrificarse y trabajar duro por ese sueño. Pero al disfrutar con ello, supone menos esfuerzo para nosotros.

¿O es que Cristiano Ronaldo o Messi no han tenido y tienen que esforzarse, entrenar, renunciar a cosas,…para llegar a dónde están? ¡Ya te digo!

Los alumnos de 4º A tuvieron la visita en las aulas del papá de Guillermo Bermejo y el abuelo de Cristina Muñoz. Ambos se ofrecieron a explicarnos sus vocaciones.

Javier nos comentó cómo desde pequeño sus centros de interés eran los inventos, máquinas, descubrir cómo funcionaban las cosas. A día de hoy, y como hemos dicho, con esfuerzo y trabajo duro, es Ingeniero Industrial y puede desempeñar su vocación al servicio de la sociedad con gran satisfacción personal por dedicarse a aquello que más le ha gustado siempre.

El caso de Paco es otra realidad algo diferente. Jubilado ya, tras una vida muy intensa, decidió destinar parte de su tiempo a atender a aquellos más necesitados como Voluntario en el Banco de Alimentos de Valladolid. Nos explicó cómo hay tiempo para todo ya que el día es muy largo, y cómo nunca es tarde para hacer aquello que queremos.

De nuevo agradecerles a ambos, y a todos los que se han ofrecido en el Centro,  por su Testimonio Vocacional.

Ver galería de imágenes

About the Author