Crónica de Cuéllar II

Hoy no hemos dormido mucho, las risas y los comentarios nocturnos llegaron hasta altas horas de la madrugada, pero nos hemos levantado con muchas ganas de ir a Pinoccio. Cogimos fuerzas con un gran desayuno y, en seguida, nos subimos a los autocares camino a Sanchonuño.

Allí nos esperaban otros monitores para hacer todo tipo de actividades: tiro con arco, talleres, minigolf, pista americana con carrera de obstáculos y recorrido entre los pinos para finalizar con la tirolina. Pudimos almorzar entre estas actividades y cuando las acabamos comimos allí. Empezaba a apretar el sol y por la tarde se nubló y nos cayó un buen chaparrón.

De vuelta al albergue, merendamos y salimos a ver Las Tenerías. Hemos visto cómo se curtían las pieles de los animales y las pasaban a cuero. También pasamos por la tienda de chuches. Y ya después de ducharnos, hemos jugado un poco.

Hoy hay cena especial, que es la última noche y, además, tenemos discoteca, … Todos a bailar. Estamos deseando que llegue esta velada nocturna. Nos vemos en Valladolid ya mañana…

Ver galería de imágenes

About the Author