Crónica de Bujedo IV

Hoy en Bujedo, tras el juego nocturno de ayer miércoles (Stratego), nos costó más que de costumbre levantarnos de la cama.

Una vez arriba, y tras haber desayunado, preparado la maleta, recogido el saco y comprobado que no dejábamos nada en el dormitorio, nos dispusimos a subir el monte de la cruz.
En el camino encontramos algún que otro pincho: “¡Ay, ay!”, se iba escuchando conforme subíamos debido a que la mayoría íbamos con pantalón corto. Al subir los últimos pedruscos, llegamos a la cruz, casi en la cima del monte. Nos sentamos y contemplamos el paisaje. Mira más allá.
La bajada fue más rápida. Tras jugar un poco, nos llamaron rápido a comer, pues los autocares vendrían pronto para poder llegar a Valladolid a las 17′30. Nos dió mucha pena despedirnos de Pady, Axel, Bea, Rubén y Elena, pues han sido muy buenos monitores y nos han enseñado muchas cosas.
El viaje de vuelta lo hicimos contentos, cantando, recordando las canciones que habíamos aprendido estos días, y con las ganas de regresar a Valladolid para ver a nuestros papis y mamis.
Mañana terminamos el curso y, como nos han dicho en Bujedo, ha sido una gran experiencia que ha puesto el broche final a este gran curso.

Ver galería de imágenes

About the Author