Crónica Entrambasaguas II

Aprovechando que el día y el mar eran propicios para surfear, nos comunican que nos vamos a Santander a la Playa del Sardinero. A las 10: 30 horas ya estábamos allí.

Para la mayoría era su primera experiencia. “Embutidos” en neopreno, ha sido tan interesante el baño como ponerse y quitarse los trajes. ¡Os lo habéis perdido!

Al regreso de la clase de surf, hemos improvisado también un mercadillo de ropa de segunda mano como en el “cole”: calcetines, calzoncillos, sudaderas y extra de sal y arena para regalar en el albergue.

Así que con el hambre que produce el baño, la cocina nos tenía preparados el siguiente menú: potaje de alubias para recuperar fuerzas, trasero de pollo con patatas fritas y de postre…un heladito de chocolate y nata para este día especial.

Nos duchamos después de comer, sobre las tres, y tuvimos tiempo para reorganizar material, vestimenta, maletas y habitaciones. Un poco de tiempo libre, partidillo de fútbol, baloncesto y tras la merienda, una dinámica en los jardines y en la ribera del río sobre naturaleza centrada en la flora.

Karaoke para desestresarse y cena reparadora a base de perritos calientes, patatas y yogur casero.

Posteriormente y para finalizar el día han hecho una actividad sobre las profesiones en inglés y supercansados y derrotados han pedido por aclamación multitudinaria marcharse a la cama. Y por aproximación nosotros también. Buenas noches, mañana más y mejor.

Ver galería de imágenes

About the Author