Crónica de Bujedo I

Y llegó la excursión más deseada de todo el curso, Bujedo. Tras un agradable viaje en autocar y un buen almuerzo por fin llegamos a tierras burgalesas. Qué paz y qué bonito nos pareció todo. El monasterio imponía…

Los monitores nos dieron la bienvenida y también los Hermanos de la Salle. Nos acomodamos en los dormitorios y bajamos a comer para coger fuerzas con las exquisitas viandas que con tanto amor nos habían preparado los papás.  Hicimos muchos juegos y la tarde pasó volando. En seguida llegó la merienda y retornamos a nuestras actividades.

Nos aseamos, cenamos,  hicimos juegos nocturnos y apagamos las luces a eso de las 11,30. Nos va a costar dormir pensando en las aventuras que vamos a vivir mañana. El día promete, porque después del desayuno, nos vamos de marcha matutina.

Ver galería de imágenes

About the Author