Crónica de Cuéllar II

Hoy nos hemos levantado con cierta pereza, pues con sacos y en literas no se duerme como en casa, pero rápidamente y con la música ratonera que nos ha puesto Pascual por el altavoz al grito de “Buenos días, princesas” nos hemos espabilado rápido.

La jornada de hoy ha tenido un alto componente cultural, aunque también lúdico, así que tras desayunar tostadas y galletas (alguna mesa más galletas que Triki), hemos ido al Castillo de Cuéllar.

La primera visita, en el castillo, ha sido muy didáctica y divertida. Con la guía Noemí que nos lo ha ido explicando todo muy bien y los actores que han dramatizado la vida del castillo del s. XVI hemos quedado encantados. Por cierto, el castillo es ahora el instituto de Cuéllar. ¡Cómo molaría que nuestro cole también fuera un castillo!
Después hemos visto un montaje audiovisual sobre la cultura de frontera en el Centro de Interpretación del Mudéjar, lleno de simbología e Historia.

Tras un paseo por el adarve de la muralla, ver el mar de pinares, la silueta de la Mujer Muerta, leyenda incluida, y las rigurosas fotos de grupo, se nos ha hecho prácticamente la hora de comer.
Eso sí, preocupados por la situación de Nicolás, al que se le había empezado a inflamar la rodilla y lo han tenido que llevar al Centro de Salud que está junto al albergue y, posteriormente, han recogido para llevar al hospital de Valladolid. Menos mal que no parece gran cosa (ya venía con ello) y mañana vuelve con nosotros. Los que estamos, algún dolor de cabeza, alguna picadura, cierta morriña por estar con nuestros padres y madres,… Pero como decía alguno, es la última vez que vamos a poder estar juntos como curso y hay que aprovecharla.
Por la tarde, tras comer el arroz que no era tres delicias ni hacía las delicias de algunos, hemos realizado unos juegos y hemos ido a ver el Museo de las Tenerías. Después nos hemos dejado caer por el kiosco para catar las chuches de Cuéllar.

Tras la ducha y la cena, juego nocturno y preparar la mochila para mañana, que va a ser un día intenso.
Pero, eso ya es otra historia que mañana contaremos.

Ver galería de imágenes

About the Author