La castañera

Pues aquí estamos de nuevo! Esta vez han sido dos castañeras las que han venido a enseñarnos este bello oficio. Van bien abrigaditas, que en la calle hace mucho frío aunque con el fuego de asar las castañas se les calientan las manos….incluso se queman!

Porque las castañas salen muy calentitas cuando las tienen que coger para  meter en el cucurucho. Hemos tenido que ayudarles a recoger las castañas caídas del árbol porque no tenían suficientes para vender en la calle y luego ellas nos han enseñado cómo las asaban y metían en los cucuruchos que con tanto cariño nos han preparado.

¡Gracias por hacer de este oficio una mañana estupenda!

Nos ha encantado!

Ver galería de imágenes

About the Author