Crónica de Ledesma, miércoles

Después de la velada de anoche -estuvimos jugando a “atrapa la bandera”- ¡Qué bien pudimos dormir ya hoy!

Con una mañana nublada pero muy agradable, nos pusimos en marcha hacia Juzbado. Con nuestra bolsa de pícnic en mano, mucha crema solar en nuestras caritas y ganas de vivir nuevas aventuras, llegamos a este precioso pueblecito.

Mientras un grupo hacia rápel, el otro visitaba el Museo de la Falla. El paisaje era digno de admirar. ¡Hasta había chumberas! Hicimos la “Senda de los bruños” (ciruelos, en latín) y una gymkana por el pueblo.

También había columpios y pinturas murales en distintas fachadas de casas. Las papeleras estaban muy bien decoradas. Parece ser que todos los vecinos participaron en el “Certamen de pintura en el medio rural” que se celebró aquí el año pasado.

De vuelta al Balneario, otra hora y media de caminata, merendamos y algo de tiempo libre. Una buena ducha… ¡Y listos para cenar! Y hoy la cena se salía: ¡patatas con pollo! También había para elegir crema de calabaza, sopa de lluvia, pescado si no querías pollo, ensaladas, fruta, natillas, flan, compota de manzana y gelatina de dos sabores. ¡Eso no lo mejoran ni las abuelas…!

Mañana nos vamos. Snif, snif. Pero contentos pensando que volvemos a casa. Dulces sueños.

Ver galería de imágenes

About the Author