Crónica de Bujedo III

Hay muchas formas de empezar bien el día. Hoy ha sido uno de esos días, porque con la manera en cómo hemos empezado, hemos hecho feliz a una persona, cantando entre todas juntas el cumpleaños feliz a Paula.

Después de desayunar nos hemos reunido con los monitores en el ¡meeting point! y nos hemos organizado para hacer una gynkana.

Después, hemos realizado una feria de deportes alternativos y juegos: béisbol, balontiro, paracaídas,…

Así hasta la hora de la comida. Hoy teníamos en el menú lentejas, salchichas con patatas fritas y yogur.

Como seguíamos de cumpleaños, le hemos cantado el cumpleaños feliz a Paula y ella nos ha repartido muchas golosinas, ¡qué ricas! Gracias, Paula.

Por la tarde hemos realizado un juego de pistas y hemos terminado en la capilla del monasterio, que es preciosa. Allí hemos estado viendo el bajorrelieve del sagrario, una especie de cofre que contiene un tesoro, en el que hemos descubierto el tetramorfo de los evangelistas, el Pantócrator y cuatro escenas de la infancia de Jesús: anunciación, nacimiento, adoración de los reyes y huida a Egipto.

Tras la ducha, nos han dado las medallas que ganamos en las fiestas colegiales a los del equipo capitaneado por Nacho del Canto y también han dado la copa al equipo de 5ºC, ganador del campeonato de fútbol. También, los profes y monitores le han traído un regalito a Paula y hemos vuelto a cantarle el cumpleaños feliz. Creemos que estaba muy contenta; además se puso un conjunto muy chulo.

La cena la hemos hecho al aire libre, en plan picnic, con tortilla de patata, croquetas, empanadillas, chorizo frito,…

Para acabar el día, hemos jugado al Estratego, a oscuras, con linternas. Mola mucho, por eso hemos repetido.

Y mañana, volvemos a Valladolid, con pena porque esto se acaba, pero con la alegría de volver a papá y a mamá. Por cierto, los de la morriña han seguido igual de bien que ayer.

Ver galería de imágenes

About the Author